CICOPA

Puesta al día sobre el debate europeo acerca de los servicios de interés general y sobre por qué interesa a las cooperativas

Nos encontramos en medio de un debate europeo sobre los Servicios de Interés General (SIG) que involucra directamente a muchas de nuestras cooperativas en tanto empresas basadas en sus miembros y en la comunidad. En setiembre fue votada una resolución del Parlamento Europeo sobre los SIG. En estos momentos, la Directiva sobre servicios en el mercado interno, que hace referencia a los SIG, está siendo analizada por segunda vez por el Parlamento Europeo. Este debate va mucho más allá de los tecnicismos: tiene que ver con la propia definición de “interés general”. Hoy se carece de una definición y una regulación claras por lo que éstas se hacen necesarias. A continuación reseñamos la evolución de esta cuestión central para la sociedad europea y la posición de CECOP sobre el tema.

31 de octubre de 2006

El 11 de setiembre de 1996, la Comisión Europea publicó una comunicación sobre los SIG en Europa en la que subrayaba la importancia de las “misiones de interés general” para la obtención de los objetivos fundamentales de la Unión Europea. Recomendaba la inclusión de una referencia a los SIG en el Tratado de la UE y proporcionaba además una definición: se consideraban servicios de interés general a aquellas actividades de servicios, comerciales o no, consideradas como de interés general por las autoridades públicas y, por este motivo, sometidas a obligaciones específicas de servicio público.

El 20 de setiembre de 2000, la Comisión Europea presentó una nueva comunicación que actualizaba el contenido de la anterior. Mantenía la valoración de los servicios de interés general como un elemento clave del modelo europeo de sociedad y dejaba constancia que el texto del nuevo artículo 16 del Tratado de la UE había confirmado su lugar entre los valores compartidos de la Unión, así como su papel en la promoción de la cohesión social y territorial.

El 21 de mayo de 2003 la Comisión publicó un Libro Verde sobre los servicios de interés general, uno de cuyos objetivos fue determinar los principios susceptibles de incluirse en una posible Directiva marco (o en otro instrumento normativo general sobre los SIG) y el valor agregado de dicha herramienta. El debate provocado por el Libro Verde suscitó un interés considerable, recibiéndose cerca de 300 contribuciones.

El 15 de mayo de 2004, la Comisión publicó un Libro Blanco sobre los SIG sintetizando las contribuciones al Libro Verde.

El 27 de setiembre de 2006, el Parlamento Europeo en sesión plenaria votó una “resolución sobre servicios de interés general” (con 491 votos a favor, 128 en contra y 31 abstenciones), solicitando a la Comisión que defina y regule claramente a este sector, hasta ahora insuficientemente identificado. Esta aclaración se hacía particularmente urgente en la medida que, paralelamente, la Comisión Europea había aprobado el texto de una propuesta de Directiva relativa a los “servicios en el mercado interior” redactado por el Comisario Bolkenstein.

Este texto se basaba en la distinción, muy difusa y a veces arbitraria, entre los “servicios de interés general no económicos” y los “servicios de interés económico general” (mencionados en el texto del Tratado en el artículo 90, identificadas como las actividades de servicios comerciales que desempeñan “misiones de interés general” y, por lo tanto, sometidas por los Estados miembros a obligaciones específicas de servicio público). Se definía así a la especie antes que al género.

Cuando se propuso el texto, la Comisión estaba lejos de imaginar la dimensión y la intensidad de las reacciones de rechazo que éste iba a generar. La Sra. Gebhardt, diputada europea y miembro informante de la Comisión IMCO (Mercado Interior) del Parlamento Europeo, declaró que sólo había dos opciones posibles: o retirar la propuesta o trabajarla nuevamente en profundidad. La propuesta no se retiró y aunque su texto fue reelaborado (con más de 1153 enmiendas propuestas) no se trató de una revisión a fondo, con excepción del abandono del “principio del país de origen”.

Luego de un proceso de dos años, el texto de la Directiva será enviado al Parlamento Europeo para una segunda lectura, durante su sesión plenaria del 13 al 16 de noviembre de 2006. Se considerará el texto de la posición común presentada por el Consejo en julio de 2006. De hecho, las últimas enmiendas que habían sido propuestas por la Sra. Gebhardt -exclusión de los servicios de interés general (supresión de la expresión “no económicos”), exclusión de los servicios sociales tales como... (supresión del término “relativos”)- no fueron mantenidas por la Comisión IMCO (Mercado Interior) del Parlamento Europeo en su reunión del lunes 23 de octubre. Todo esto sucede mientras sigue sin concretarse la clarificación sobre el concepto de “servicios de interés general” solicitada a la Comisión.

Como se mencionara al comienzo, la importancia del debate en curso sobre los SIG a nivel europeo, va mucho más allá de la versión final del texto y de los tecnicismos de la Directiva sobre servicios. Está relacionada con el propio concepto de “interés general”. Si se toma en cuenta que una cooperativa se define a si misma como una “asociación autónoma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común...” (Artículo 2 de la Recomendación 193 de la OIT) y que de la lectura de los principios cooperativas (en particular del séptimo principio) surge que las cooperativas “trabajan para el desarrollo sostenible de su comunidad por medio de políticas aceptadas por sus miembros”, no puede negarse la vinculación entre nuestro tipo de empresas y el concepto de “interés general”. Esto explica y justifica la preocupación de CECOP.

Obviamente, CECOP es consciente del interés de todos en la apertura del mercado europeo de servicios, siempre y cuando no se procese de un modo precipitado e ignorando las realidades sociales nacionales. Existe una cuestión esencial que deber ser aclarada antes que cualquier otra: ¿cuáles serán las consecuencias para los ciudadanos europeos de un enfoque sectorial de los servicios y de la aplicación de la ley de la competencia a los servicios de interés general y a los servicios de interés económico general?

Organización Internacional de las Cooperativas de Producción
Industrial, Artesanal y de Servicios

Secretaría: C/O European Cooperative House - avenue Milcamps 105
1030 Bruselas, Bélgica
Tel: +32 2 543 1033, fax: +32 2 543 1037
E-mail: cicopa[at]cicopa.coop

Copyright 2005 - 2016 CICOPA
Desarrollado con Spip
validar css xhtml

RSS icon