CICOPA

Subiendo al Sur, la cooperativa emblemática de inmigrantes que capea el temporal

Si hay una cooperativa emblemática de inmigrantes en España es la del restaurante, tienda y servicio de cátering madrileño Subiendo al Sur, que lleva más de 25 años y que ha ido cambiando y adaptándose a las circunstancias, incluida la crisis.

29 de febrero de 2016

Mariana Vilnitzky, COCETA

Es emblemática porque nació como una empresa que ayudaba en todas las direcciones. Se creó en 1997, con la idea de generar trabajo a inmigrantes, y llevar dinero a los países del sur, principalmente latinoamericanos, con productos sostenibles y de comercio justo.

La cooperativa nació muy ligada a los movimientos sociales. Formada por inmigrantes –principalmente peruanos-, se creó con el apoyo de ONGs que trabajan en el sector del comercio justo. Fran Dafur Díaz, peruano director e impulsor de la empresa, tenía la cultura cooperativa en su ADN. Lo vivió desde niño criado bajo la idiosincrasia inca, donde se llama Minka a las cooperativas, y funcionan de un modo comunitario, entre vecinos.

De hecho, la cooperativa inicialmente era una asociación, pero para ser una fuente real de trabajo tenía que consolidarse como empresa, y lo más cercano a la asociación era una cooperativa de trabajo. El Comercio Justo es en Subiendo al Sur, la principal herramienta. Lo utilizan en su tienda, así como en sus servicios de cátering y en el restaurante. Actualmente la compañía cuenta con cuatro trabajadores socios, y dos recientes contratados, que según Fran, se tornarán miembros de la cooperativa, si se afianza una buena relación con el resto.

“El mejor fruto de la cooperativa es la equidad”, comentaba Fran hace unos años, entrevistado por el periódico Empresaytrabajo.coop editado por la Confederación Española de Cooperativas de Trabajo Asociado, COCETA. Su sueño era que en un tiempo otras personas pudieran tomar su relevo, e incluso que rotara la dirección. “Todo puede cambiar y que en otro momento sea otra de las personas socias quien dirija. Queremos formar a las personas para que esto sea posible”, decía entonces.

Pero la crisis fue más fuerte de lo que pensaba, muchos de los eventos adonde eran invitados estaban organizados por ONGs o instituciones que dejaron de tener dinero para dedicarlo a cátering. Fran tenía el sueño de crear su propia importadora cooperativa por la crisis, no ha sido posible. Entre otras cosas, muchos de los inmigrantes que formaban en sus inicios la cooperativa se volvieron a sus países.

Ahora Fran está, dentro de todo, contento. “Es un lujo que hayamos sobrevivido. Aquí estamos, luchando, a pesar de todo”, comenta hoy.

Inmigrantes que se van de España

Efectivamente Subiendo al Sur es una sobreviviente, dentro las muchas otras cooperativas de trabajo creadas por inmigrantes. Por ejemplo, en la Comunidad Valenciana, la

Federación de Cooperativas Valencianas de Trabajo Asociado (FEVECTA) había llegado a un acuerdo con una asociación de inmigrantes para ayudarles a crear cooperativas. De las que 17 cooperativas creadas gracias a ese acuerdo, hoy solo siguen vivas y con actividad cuatro.

Para los inmigrantes, la situación económica negativa es un aliciente más a volver a sus países, pues en España tienen que cargar con el peso del desarraigo y los inconvenientes de adaptación a una cultura distinta.

La crisis ha impulsado, al menos en España, la salida de los inmigrantes. Según lo explica la revista Alternativas Económicas, desde 2012 hasta 2014 ya se habían ido 231.000 personas con nacionalidad extranjera.

Además de las dificultades económicas por las que pudieran pasar las cooperativas, un hecho más sumó a la “invitación” a volver a casa: la puesta en marcha del real Decreto Ley de 2012, impulsada por el Partido Popular, que excluye a las personas inmigrantes del derecho a la salud. Si un extranjero hoy quiere en España hacer reagrupación familiar, por ejemplo para traer a sus padres, éstos no tendrían acceso a la salud, ni desde el ámbito privado (las aseguradoras no aceptan personas mayores) ni desde lo público.

Incluso si la cooperativa siguiera viva, como es el caso de Subiendo al Sur, si el salario no es bueno, el desarraigo apremia y no se pueden traer a sus seres queridos, la balanza se inclina del lado de la vuelta a casa.

FOTO: Chuz Blázquez

Organización Internacional de las Cooperativas de Producción
Industrial, Artesanal y de Servicios

Secretaría: C/O European Cooperative House - avenue Milcamps 105
1030 Bruselas, Bélgica
Tel: +32 2 543 1033, fax: +32 2 543 1037
E-mail: cicopa[at]cicopa.coop

Copyright 2005 - 2016 CICOPA
Desarrollado con Spip
validar css xhtml

RSS icon