“Sin medios comunitarios no hay democracia”, advierten periodistas en Argentina

Por Fedecaba/Argentina

En la Argentina, la libertad de expresión está amenazada como nunca antes. Los atropellos a la prensa libre y plural ya no están determinados con las clásicas medidas de los gobiernos de facto, autoritarios o de regímenes de derecha, como: el cierre de diarios y revistas, la presencia de soldados y carros de asalto en las imprentas, el retiro de determinadas ediciones de los kioscos, y otras formas de censura experimentadas en el pasado, sino que el gobierno del Presidente Mauricio Macri determina a los medios de prensa entre amigos o enemigos; funcionales y disfuncionales, “liberales” y de “periodismo militante”.

Entonces el reparto de la pauta estatal y de las respectivas autorizaciones para emitir se otorgan o no por la conveniencia/preferencia del gobierno de la Alianza Cambiemos. Los medios Clarín y Nación, han recibido en estos tres años una millonaria pauta publicitaria y ampliaron notablemente sus medios de influencia y negocios de telecomunicaciones a través de permisos y fusiones de empresas concedidas por la administración Macri. Net TV, de la editorial Perfil fue subido inmediatamente a la grilla audiovisual, y, por el contrario, Barricada TV y Pares TV, esperan desde hace años ser parte de la programación de las cableoperadoras de los medios concentrados.

Desde 2015 a la fecha, según un informe del Sindicato de Prensa de la Provincia de Buenos Aires más de 3.000 periodistas han perdido su puesto de trabajo. El caso más reconocido fue el de la empresa estatal de noticias Telam que perdió casi un tercio de su planta con una decisión administrativa que, por la lucha de los trabajadores, pudo revertirse en la justicia. Radio Nacional y la TV Pública, también tienen seriamente afectadas su programación por los constantes recortes.

En este contexto, los medios cooperativos y comunitarios tienen por delante un futuro incierto y sombrío, que sin lugar a dudas comenzó cuando fue derogada parcialmente -por la actual gestión- la Ley 26.522, más conocida como “ley de medios”, la cual los beneficiaba ampliamente.

Por ejemplo, una reciente Ley votada en el Congreso afecta notablemente a los diarios cooperativos del país. En dicha normativa se establece la desregulación del papel que se utiliza para imprimir los diarios, lo que beneficia a los grandes medios concentrados en detrimento de los que subsisten en el interior del país. Sobre esta situación, la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina (Fadiccra), expresó: “alertamos a la comunidad nacional de este nuevo avance de los grupos monopólicos de la Argentina, que con apalancamiento en el Congreso de la Nación pretenden modificar la ley con el único objetivo de maximizar sus ganancias”.

 

 

También, radios y diarios autogestivos se ven afectados por la suba indiscriminada de las tarifas de la luz, las líneas de financiación creadas por Ley y que ejecuta el Estado, y la autorización para operar en el espacio radioeléctrico.

Las distintas líneas de fomento -denominadas FOMECA-, que fueron creadas por ley, son constantemente revertidas y dilatadas por una gestión que en reiteradas ocasiones ha minimizado la importancia que tienen las redes de medios que realizan una importante tarea de comunicación a lo largo y ancho del país. Con una agenda centrada en las problemáticas de las comunidades, y no en el negocio del consumo y las publicidades.

Recientemente los medios comunitarios se manifestaron en las puertas del ente gubernamental -ENACOM- encargado de otorgar las licencias de difusión a radios y también reclamaron por las de las TV comunitarias, como el caso de barricada TV y Pares TV que tiene licencia definitiva pero aún las cable-operadoras se niegan a subir a sus grillas, para que el público pueda sintonizar una agenda por fuera de los medios comerciales.

“Con su negativa, estas empresas silencian voces, desconocen conflictos y dejan de lado fuentes que no tienen espacio en los medios comerciales, eliminando de facto de la grilla a las expresiones del sector alternativo de la comunicación. Parados por encima de las leyes deciden quiénes hablan y quiénes no, beneficiándose del apoyo de un gobierno que profundizó la concentración hasta niveles nunca antes alcanzados”, plantearon en el comunicado difundido tras la actividad.

Pese a esta difícil realidad que atraviesan los medios comerciales, estatales y comunitarios, hay que destacar que el esfuerzo de los trabajadores de prensa, junto con la solidaridad de sindicatos, organizaciones sociales, partidos políticos y actores de la Economía Social, Solidaria y Popular, han permitido que continúen adelante informando a la sociedad argentina.

“De esta manera, redes de medios, radios y canales de TV comunitarios, continuarán diferentes acciones de reclamo frente a un gobierno que propicia y avala una legalidad a medias, que discrimina y excluye medios comunitarios, convirtiéndose en otro avasallamiento de la democracia, de derechos vulnerados, de ninguneo en materia de comunicación. Este es un momento con cierre sistemático de medios, con miles de trabajadoras/es de la comunicación despedidos, con procesos de normalización complejizados, con la más la brutal de las concentraciones mediáticas que ha  generado  en los distintos sectores involucrados una plataforma de alerta permanente para gritar cada vez con más fuerza: Sin medios comunitarios no hay democracia”, expresó en la Agencia Ansol, Liliana Belforte, asociada a la cooperativa para la Comunicación Social Ltda, que gestiona FM En Tránsito, desde hace 32 años. Y que aún, emite.