¿Cómo las cooperativas de trabajadores, sociales y de productores contribuyen a una economía sostenible?

El 7 de julio de 2018, los cooperadores del mundo celebrarán el Día Internacional de las Cooperativas con el lema: “Sociedades sostenibles gracias a la cooperación”. Este año CICOPA decidió enfocarse en la dimensión ambiental de la sostenibilidad. Una elección motivada por el hecho de que el cambio climático y la necesidad de abordar la crisis ambiental actual están cada vez más presentes en la agenda política internacional. Muchos países están experimentando sus efectos de advertencia, como los fenómenos meteorológicos extremos, de los cuales las personas vulnerables a menudo son las más afectadas.

Para abordar estos desafíos, el Acuerdo de París, un compromiso para limitar la temperatura global por debajo de los 2 grados, se adoptó el 12 de diciembre de 2015 en la COP21 en París. Por otro lado, la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) fortalecieron la importancia de avanzar hacia patrones de producción y consumo más sostenibles. Dadas estas premisas, ¿qué hace que las cooperativas en la industria y los servicios sean un valioso aliado para una economía verde, sostenible y competitiva?

Read: Worker, social and producers’ cooperatives will keep contributing to the goals and targets of the 2030 Agenda (2015)

Podríamos argumentar que, considerando sus raíces locales y la preocupación de la comunidad, las cooperativas son particularmente aptas para un uso sostenible de los recursos endógenos, convirtiéndolos en la fórmula adecuada para desarrollar actividades relacionadas con la promoción de la economía verde. Un debate interesante al respecto ha sido elaborado por el presidente de la ACI Guarco, en su nota “Agenda cooperativa para defender el planeta“, donde señala que el poder y la responsabilidad de las cooperativas en este campo radican en su propósito intrínseco, es decir, para responder a las necesidades de las comunidades locales. El desarrollo sostenible, argumenta Guarco, puede lograrse si la innovación está al servicio de las personas (y no de la ganancia en manos de unos pocos accionistas); por lo tanto, las cooperativas aparecen como “una alternativa al modelo que generó la degradación y la desigualdad ambiental”.

Read: Cooperatives as Builders of Sustainable Development (PDF, 2014)

El potencial para el desarrollo de cooperativas en la industria y los servicios es considerable: desde turismo sostenible, energía, gestión de residuos, educación ambiental, construcción sostenible hasta la gestión de bosques y áreas naturales. La gran mayoría de los miembros de CICOPA consultados sobre este tema señalaron tendencias crecientes e interés en este campo, e identificaron la innovación tecnológica y ambiental como una de las nuevas fuerzas impulsoras del desarrollo cooperativo en su país. En algunos casos, estas actividades contribuyen a lanzar nuevas actividades emergentes, como la energía renovable (que parece estar más consolidada en Europa del Norte y América del Norte, pero también muestra un fuerte potencial de desarrollo en otros países como Italia y Uruguay), o servicios ambientales (Vietnam); en otros casos, están ayudando a la conversión y al reposicionamiento del mercado de actividades que enfrentan dificultades desde la crisis económica de 2008, como en el sector de la construcción (Francia, España).

CICOPA COOPS’ INVOLVEMENT IN THE GREEN ECONOMY (source: “Industrial and Service Cooperatives: Global Report 2015-2016”, CICOPA)
¿Cómo contribuyen concretamente los miembros de CICOPA a una economía más ecológica?

Un interesante “campo de prueba” para el desarrollo de las cooperativas, en particular las cooperativas de trabajadores, en la economía verde es Andalucía (España). Según la Federación Andaluza de Cooperativas de Trabajadores (FAECTA), Andalucía es la comunidad autónoma española con mayor número de cooperativas y empleo cooperativo que se está creando: alrededor de 4.000 cooperativas (alrededor del 18% del número total de cooperativas en España), el 80% de que son cooperativas de trabajadores. Además de eso, según un estudio publicado por FAECTA en 2015, Andalucía es la segunda comunidad autónoma que genera «empleos verdes». 132 son cooperativas (en su gran mayoría cooperativas de trabajadores) activas en actividades relacionadas con el medio ambiente, principalmente en la economía azul (sector marítimo), seguidas de servicios ambientales y educación, reciclaje, ecoturismo, agricultura orgánica, energía renovable y bioconstrucción.

Si bien el caso andaluz ilustra las nuevas tendencias y oportunidades para las cooperativas de trabajadores en la economía verde, otras experiencias regionales sirven como ejemplos de prácticas que se han consolidado en las últimas décadas. Es el caso de las cooperativas forestales en Quebec, cuya historia se remonta a la década de 1930, cuando fueron creadas para mejorar las condiciones de los trabajadores que se vieron obligados a ganarse la vida en condiciones muy difíciles. Hoy, la Federación de Cooperativas Forestales de Quebec (afiliada al miembro canadiense CWCF de CICOPA) representa la totalidad de las cooperativas de trabajo y las cooperativas sociales (llamadas “cooperativas de solidaridad” en esa región) activas en el sector forestal de Quebec. Sus 40 cooperativas reúnen a 2.700 miembros trabajadores y crean empleos para aproximadamente 3.500 personas, generando más de US $ 250 millones en ingresos. En campos como el reciclaje y la gestión de residuos, los trabajadores y las cooperativas sociales han estado demostrando la capacidad de combinar la protección del medio ambiente con la provisión de empleos decentes incluso para las categorías más vulnerables de la sociedad.

Una experiencia paradigmática viene de Argentina: la cooperativa de trabajadores Creando Conciencia, asociada al miembro de CICOPA FECOOTRA, fue fundada en 2005 en la provincia de Buenos Aires, por iniciativa de un grupo de vecinos preocupados por la gestión urbana de los sólidos residuos. Desde sus inicios, ha participado en la recolección, clasificación y reciclaje de residuos, así como en el diseño y construcción de muebles de plástico. La mayoría de los fundadores de la cooperativa eran desempleados ex recicladores urbanos que habían sido contratados por grandes empresas de recolección de residuos, de forma precaria y por períodos cortos. Mediante el establecimiento de la cooperativa, podrían obtener empleos estables y capitalizar sus conocimientos previos y su compromiso con el medio ambiente. Hoy, la cooperativa asocia a 50 miembros, la mayoría de ellos mujeres, y desempeña un papel de liderazgo en el proceso de construcción del sector de reciclaje cooperativo, que se ha expandido considerablemente en Argentina en los últimos años. Con el apoyo de FECOOTRA, Creando Conciencia ha contribuido a la creación a finales de 2014 de la Red Nacional de Recicladores. Esta red proporciona una estrategia integrada para el desarrollo empresarial de sus cooperativas miembros, así como un enfoque conjunto en materia de concienciación sobre cuestiones ambientales. En otros lugares, como en Suecia o Italia, varias cooperativas sociales de integración laboral están activas en campos como el reciclaje, la jardinería y la agricultura, empleando a personas desfavorecidas generalmente excluidas del mercado laboral.

(source: Creando Conciencia)

De manera similar, el miembro japonés de CICOPA, JWCU, informa sobre proyectos de producción de biodiésel a partir de aceite de cocina reciclado en Tokio, entre los que se encuentra la cooperativa Aguriin, una planta que emplea a jóvenes con discapacidades mentales o fragilidades sociales que produce combustible biodiesel producido para empresas locales, como compañías de autobuses. JWCU actualmente apoya el lanzamiento de cuatro plantas similares en todo el país, pero su desarrollo es bastante lento porque luchan por alcanzar una mayor escala y el atractivo del mercado. De hecho, el desarrollo informado por nuestros miembros en la economía verde a menudo se ve frenado por obstáculos significativos: la escasez de financiación y las fuertes medidas de apoyo impiden que estas actividades alcancen su máximo potencial, lo que requeriría inversiones considerables en innovación y tecnología. Hay algunas iniciativas interesantes promovidas por los miembros de CICOPA para fortalecer la capacidad de sus cooperativas afiliadas y exigir su desarrollo en este campo específico.

La experiencia reportada por SCOP BTP, que representa a las cooperativas de trabajadores en el sector de construcción y obras públicas en Francia, merece una atención especial. En 2015, la federación lanzó su etiqueta de Responsabilidad Social Corporativa, gracias a una estrecha asociación con el organismo especializado en certificación de RSE Afnor. En opinión de su promotora SCOP BTP, el reconocimiento otorgado por esta etiqueta puede aumentar sustancialmente la conciencia sobre el desarrollo sostenible entre las cooperativas activas en la construcción y promover su enfoque en este campo. Para este propósito, se lanzó una página web dedicada: proporciona información práctica sobre la etiqueta y las buenas prácticas dentro del movimiento.


Further readings: